Bulla Regia

Se trata de unas extraordinarias ruinas romanas situadas al sur de Tabarka en dirección hacia Jendouba y Kef. En el siglo II fue capital de uno de los tres reinos numidas y fue construida por debajo del suelo.


Destacan las Termas de Julia Memmia del siglo II, con impresionantes mosaicos y arcos abovedados


Desde allí se accede a las majestuosas ruinas de dos Basílicas Cristianas, del siglo II, bien conservadas con algunas excepcionales columnas de mármol, el baptisterio y mosaicos.



La Casa del Tesoro, una construcción subterránea, la Casa de la Caza, la más importante por sus columnas corintias, mosaicos excepcionales y distintos aposentos muy bien conservados como el comedor, la cocina y la cisterna y la Casa de la Pesca, con hermosos mosaicos con motivos de pesca situados en el piso y un curioso sistema de ventilación en la planta baja.


El Palacio de Anfitrite con uno de los más bellos mosaicos donde se aprecia a Amphitrite cabalgando acompañado de Neptuno.


El Teatro con su escenario y galerías en buen estado y el mosaico del oso en la orquesta como máximos atractivos.


El Jardín Público, originalmente rodeado de un foso, con tres salas que conservan el piso de mármol.
El Opus Reticulatum, antigua basílica, es el monumento más antiguo del enclave arqueológico

Bulla Regia, ciudad donde San Agustín pronunció su más famoso sermón durante la época bizantina.
Cuando uno entra en ella no imagina los innumerables encantos de esta población típicamente romana.


Los más característico y llamativo es la peculiar forma de ubicación de los hogares de la ciudad.
En Bulla Regia las casas se construyeron hacia abajo creando una verdadera ciudad subterránea.




Esta era la forma de combatir el durísimo calor que asola esta zona del país. Sin embargo no estamos hablando de cuevas o construcciones más o menos adaptadas a las necesidades de una población de escasos recursos.


Se trata de verdaderas joyas bajo el suelo. Edificaciones que conservan prácticamente la totalidad del encanto y riqueza de los más bellos palacios de oriente.
Mosaicos, patios, columnatas, arcos, pasadizos, artesonados y todo cuanto puede satisfacer al más exigente señor de la casa.

Bulla Regia fue la capital, en el siglo II a.C., de uno de los tres reinos númidas creados por Roma tras la muerte de Masinisa.


El reinado largo y pacífico de Micipsa (MKWSN en inscripciones del libio y del púnico) 148-118 a.C., desempeñó un papel importante en la consolidación de la guerra humana y económica que oponía al rey Jugurta de Numidia a Roma.



César recompensó las ciudades que se habían unido a él o habían seguido siendo neutrales durante la guerra civil. Ya en el primer siglo, Bulla se convirtió en un Municipium (además de la adquisición progresiva de la ciudadanía romana, la ciudad designó libremente a magistrados que la representaban.) y en el siglo II, Bulla obtuvo el estatuto de colonia, adquirido bajo Adriano (117-138 d.C.). Este estatuto significó que la ciudadanía romana de sus habitantes se convirtió en completa.


Hacia el siglo III d.C. se construyeron la mayoría de los edificios públicos, símbolos de la civilización romana. Formó parte de la provincia del Africa Proconsularis, y la romanización de la clase aristocrática fue rápida y profunda. Esta aristocracia debía su riqueza a la producción y exportación de aceite de oliva.

Lo que hace diferente a esta ciudad de otras de la antigüedad clásica son sus casas, con las habitaciones dispuestas alrededor de un patio central a dos niveles distintos, uno a la altura de la calle y otro subterráneo (para protegerse del fuerte calor del estío norteafricano), parecen ser una creación local sin paralelo en ningún otro sitio, y con un probable antecedente en las casas troglodíticas de Matmata, también en Túnez.

Entre las que se han excavado hasta ahora, sobresalen por su extensión, originalidad arquitectónica y belleza decorativa, la Insula de la Caza, la Casa de la Nueva Caza, la Casa de la Pesca y, sobre todo, la llamada Casa de Anfitrite, que conserva los mosaicos más hermosos y mejor conservados de la ciudad, como el llamado Triunfo de Venus.

En la llamada Casa de Anfitrite vemos un personaje femenino que da nombre a la casa, Amfitrite, "la reina del mar", "la que rodea el mundo", perteneciente al grupo de las Nereidas, hijas de Nereo y Doride según la Mitología griega.

Obviamente, aunque romanizada, estamos ante una imagen de la Astarté marina, protectora de los navegantes fenicios y púnicos.

Y también diosa de los muertos, los Infiernos y en suma, la vida eterna, como Perséfone (Grimal, P. p. 30-31).

También la acompañan una serie de divinidades marinas, identificadas por las patas y antenas de crustáceo y otras divinidades menores, como amorcillos.


Rodeada de motivos marinos, perteneciente a su mundo bajo el mar, la diosa, o nereida en este caso, está acompañada con una serie de personajes no solo marinos sino esta pequeña figura sobre un delfín, animales éstos que la condujeron ante Poseidón, para hacerla su esposa, pero también, al reino de los muertos, convirtiéndola así en la "Reina del Mar" y del Más Allá.

La iconografía del espejo es a la vez, un símbolo de la "inversión" y la magia de la Reina de los Muertos (Hécate y Perséfone en Grecia tienen las mismas características), simbolizada por este espejo. El delfín es aquí un animal psicopompo que lleva al Más Allá y a la inmortalidad.

Además de los bellos mosaicos hallados en las casas de la ciudad, hay que destacar el sistema arquitectónico de las viviendas subterráneas, que no son cuevas sino verdaderas domus subterráneas a unos 5 metros de profundidad.

El material constructivo de las arcos que sostienen el techo de la parte subterránea, que no es semejante a ningún otro, consigue además de un efecto aislante mediante unos tubos de arcilla que forman una cámara de aire, una solidez impropia de la arcilla.

Si deseas ver un vídeo de esta antigua ciudad, no lo dudes y pulsa en este vínculo... pero acuérdate de volver con el botón de "atrás" de tu navegador para seguir visitando Túnez en este blog.

: http://www.youtube.com/watch?v=f151_J5vvbk




Buen viaje.
Google